Plazatio

Begemot Chandelier

Moscow . Moscow & Moscow Region . Rusia

Detalles del proyecto

Tipo: Edificación


Moscow

ver mapa

Info

Sobre la historia: El autor Mikhail Bulgakov conoció Moscú mientras visitaba a sus amigos y familiares, quienes residían en la calle Prechistenka. Muchos protagonistas desus novelas vivían allí o muy cerca. El número 13 de la calle fue construido en 1912 y en el quinto piso residía un primo del joyero Fabergé. En los escritos del autor la finca fue modelo de inspiración tanto para la casa de Anna Frantsevna Fugeret en El maestro y Margarita como para la escena donde el gato parlante Begemot se mece sobre una enorme araña. El autor se inspiró en la entrada del edificio con su escalera de mármol y también la finca es modelo de la ‘Casa Kalabukhov’ donde residía el Profesor Preobrazhensky. El diseño de nuestra lámpara se inspira en estos cuentos, y su destino es iluminar el comedor del mismo quinto piso que antaño alojó al primo del famoso joyero. Imperial en su forma y minimalista en sus detalles, una miríada de esferas lisas de vidrio austriaco se hilvanan juntas sobre fibra óptica iluminada mediante leds. Cuando se enciende centellean sus detalles, a oscuras resplandecen como lágrimas sobre los bigotes del gato. Sobre la forma: La lámpara parte de los diseños neoclásicas "estilo imperio" del XIX, una tipología tremendamente novedosa para la época que empleaba una sucesión de hilos colgados en catenaria, cuajados de bolas, pinjantes o pandelocas, que partían desde un aro exterior y confluían todos ellos en una cazoleta central. La sección inferior de la lámpara vista desde abajo ofrecía así el aspecto de una hermosa superficie continua formada por piezas singulares de cristalería. Este diseño basado en la conformación de superficies era radicalmente distinto de los diseños anteriores y posteriores basados siempre en brazos individuales. Especialmente importante era la caída natural de las piezas de cristalería agrupadas en los hilos, una estética naturalista próxima a la moda femenina de entonces donde, por primera vez desde la antigüedad clásica, se explotaba la plasticidad que ofrece la caída natural del tejido. Valoramos esa intuición de modernidad de definir superficies continuas, y entendemos que existe un nexo muy claro con la contemporaneidad, en particular con el diseño y la arquitectura generado a partir del diseño tridimensional. Desde este planteamiento, abordamos el diseño de la nueva pieza, estableciendo como objetivo superar tres retos formales y constructivos: El primero, tanto formal como constructivo, es eliminar el eje central de la lámpara neoclásica y sustituirlo por un expresivo vacío. La pieza histórica, pese a su innovación formal, mantiene una solución estructural tradicional donde un vástago central suspendido sirve para recoger todas las catenarias. Al sustituir dicho eje vertical por un vacío la pieza se enriquece con la superficie inferior convertida ahora en medio toro esférico. La consecuencia es una elaborada y integrada estructura horizontal con una familia de tirantes perimetrales. El segundo reto es incorporar la luz dentro del volumen de la lámpara. La miniaturización de la tecnología led permite integrar emisores en la propia estructura de la pieza. Además, el esfuerzo de integración llega incluso a que la alimentación eléctrica se haga a través de los propios tirantes estructurales. Por último, la pieza engloba una direccionalidad, dibujando un ovalo en planta, en vez del clásico trazado circular. Esta decisión enriquece extraordinariamente la variedad de puntos de vista y obliga también a replantear la geometría de la estructura, que ya no tiene un comportamiento isótropo en todas las direcciones. Sobre los materiales: Una decisión importante en el diseño de la lámpara ha sido optar por materiales sin color. Todos los materiales vistos son transparentes o especulares. La lámpara se construye exclusivamente con las transparencias del entorno que cada pieza de vidrio aporta, y con los brillos y reflejos que cada pieza de vidrio devuelve. Esta decisión, conceptualmente, es de la mayor importancia: el material básico de la lámpara es la imagen deformada y repetida del propio espacio que la lámpara habita. Esta aproximación visual a la percepción de las texturas permite que la lámpara actúe con la misma naturalidad de día y de noche. Los cristales emanan luz mediante un cosido de fibra óptica de emisión final alimentada por ambos extremos. Esta línea de luz genera un pequeño punto visible en el centro de cada una de las esferas, construyendo un haz punto a punto la imagen de toda la superficie. Sobre la luz: El efecto visual más atractivo en las lámparas históricas de piezas de vidrio tallado era la propia luz, los vidrios y las superficies. La luz se refractaba en las caras del vidrio tallado de modo diferente según el ángulo de incidencia, y salía de la pieza de vidrio, reflejada o refractada, hasta llegar a la pared donde construía un hermoso patrón de luces y sombras. Begemot también es así. Conceptualmente las superficies del espacio donde se ubica forma parte de la propia lámpara por dos motivos. En primer lugar, la imagen de esos espacios, deformada y comprimida se encuentra en cada una de las piezas de vidrio. Y segundo, porque la luz que sale de la lámpara viste las paredes, y especialmente la superficie que queda bajo la lámpara, mediante un patrón complejo de luces y sombras. Esta relación entre espacio y objeto es el logro más notable del diseño: el espacio presta su presencia a la imagen de la propia lámpara mientras que su luz modifica el propio espacio. Sobre la tecnología: Dotado con 276 leds de alta y media emisión y con más de 180m de fibra de transmisión óptica de alta pureza, la elaboración de este modelo ha constituido una apasionante experiencia. La mecanización del complejo armazón de acero inoxidable mediante un preciso corte de láser, el especial acabado superficial de erosión, conseguido con proyección de micropartículas controlada digitalmente y una electrónica de alta fiabilidad, representan toda una vanguardia de procedimientos que han querido compartir espacio con 4692 piezas de vidrio de formato tradicional, conformando así a este modelo único en el mundo.

publicado el 13/10/2015

Comentarios (0)

Proyecto promovido por:
CTAA . Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante

 

Colegios asociados a Plazatio

Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante Colegio Territorial de Arquitectos de Castellón Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias Colegio Oficial de Arquitectos de Murcia Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana

Empresas colaboradoras de Plazatio

Revestech . Geomembranas de Alta Tecnología Actiu MAPEI Globalfinanz Universidad de Alicante Schlüter-Systems Rockwool Mecanoviga Grespania Cosentino_pzt BpmLighting_pzt Finsa_pzt Uretek_pzt Sanigrif Velux Alucobond Technal Grafetech Ideatec logo finstral HFDiseño Persax Daikin Porcelanosa Grupo Puma Campaña LafargeHolcim Logo Parex Campaña Ferri Sido Madera Campaña Menard 2016 Kerakoll Laterlite Sika Montes Tallón Strongforms Alumed Murprotec Fiberlight Campaña 2017 Sabadell Campaña 2017 Gibeller Campaña 2017 HNA Marpafont EnergyPanel Grupo Valero EcoCero Campaña Knauf Emac Logo siber Campaña Canon Campaña 2018 Valentín Sánchez Campaña 2018 Sofise Escandella Campaña ITT 2018 Campaña 2018 Hispalyt Albergrass Campaña 2019 Mercedes

Ver vídeo de Youtube
add
Top